Portugal

Portugal, oficialmente la República Portuguesa, es un Estado de Europa Meridional, fundado en 1143, que ocupa una superficie total de 92.212 km2. La parte continental está situada en el extremo suroeste de la península Ibérica bordeando al norte y al este con España, y al oeste y al sur con el Océano Atlántico. El territorio portugués también incluye dos regiones autónomas: los archipiélagos de Madeira y de las Azores en el Océano Atlántico. El archipiélago de Madeira está formado por las islas de Madeira, Porto Santo, Desierto y Vida Silvestre y el de las Azores está formado por nueve islas y varios islotes: Santa María, San Miguel, Terceira, Graciosa, São Jorge, Pico, Faial, Flores y Corvo.

El clima portugués se caracteriza por inviernos y veranos suaves, que varían, sin embargo, de una región a otra. En el norte se registra el nivel de precipitación más elevado y temperaturas más bajas, pero es en el interior donde se dan las diferencias de temperatura más amplias. Al sur del Tajo, el río más largo en Portugal, se sienten las influencias mediterráneas con veranos muy calurosos e inviernos cortos con poca lluvia. Las islas de Madeira se caracterizan por un clima de tipo mediterráneo con temperaturas suaves y agradables durante todo el año, mientras que las Azores tiene un clima marítimo templado con abundantes lluvias.

 Portugal es el sexto productor de vinos del mundo y un país de grandes contrastes. Pocos son los países tan pequeños en tamaño que puedan presumir de tanta diversidad de vinos. Aparte de los famosos Oportos y Madeira, Portugal produce una gama de vinos muy amplia.

El papel que juega la topografía de este país es esencial. En la costa, los vinos están modelados por las cercanas brisas del Atlántico, mientras que en le interior de su territorio, más allá de la montañas, el efecto regulador del océano es menor. De norte a sur del país, las viñas son omnipresentes, a excepción de las montañas más altas de clima no apto para la viticultura.